:::: MENU ::::

El cierre Megaupload sin radicalismos…

El cierre Megaupload sin radicalismos…
3 votos, 4.33 media (81% puntos)

El tráfico en Internet ha descendido hoy en un 4% debido al cierre de Megaupload.

Sí, aunque todos sabíamos que Megaupload era un sitio muy visitado, hasta hoy desconocía datos como que  el 4% de todo el tráfico mundial de Internet eran conexiones al portal de descargas y vídeos, que más de 50 millones de usuarios se conectaban diariamente y que existían más de 150 millones de usuarios registrados.

Megaupload disponía de más de 1000 servidores de datos en Estados Unidos y otros tantos repartidos por el resto del mundo.

¿Por qué se cierra Megaupload?

El FBI acusa a los propietarios de Megaupload de varios delitos: conspiración, crimen organizado, blanqueo de dinero, infracciones de los derechos de copyright. En total, se les acusa de haber obtenido beneficios ilegales por valor de más de 175 millones de dolares y de causar pérdidas al sector audiovisual por valor de más de 500 millones.

Al parecer, el FBI llevaba meses investigando a los cuatro acusados y durante la operación se han incautado, además de los servidores, más de 50 millones de dolares y 18 nombres de dominio.

También se les acusa de incentivar a usuarios por subir contenidos protegidos y de pagar a terceras empresas por alojar contenidos ilegales.

¿Qué hay de cierto en las acusaciones a Megaupload?

Supongo que será una pregunta de la que nunca sabremos la respuesta con seguridad, pero desde luego, no pinta muy bien para Kim Schmitz (el fundador) y compañía.

Todos hemos pensado alguna vez que detrás de Megaupload (y de otros servicios similares) hay realmente un gran negocio basado en la distribución de contenidos con copyright. Seguro que habrá alguien que dirá aquello de que ganaban dinero con las cuentas premium y nada más, pero seamos honestos, cuanta gente de esos 150 millones de usuarios registrados, tienen una cuenta premium sólo para sus archivos privados.

Quien necesita este tipo de almacenamiento, usa DropBox, no Megaupload, y los motivos son evidentes; en Megaupload podías subir archivos privados, sí, pero sin ningún orden.  DropBox (u otros servicios similares) permiten tener una estructura de carpetas y conectarte al servicio como si de una unidad de disco se tratase, siendo infinitamente más cómodos para ese tipo de contenido.

Lo de Megaupload es (perdón, era) el intercambio de archivos, no el almacenamiento de información. De hecho, los archivos no descargados durante un periodo de tiempo en las cuentas anónimas o gratuitas, se borraban automáticamente.

Otra cosa es que este intercambio pueda ser perfectamente legal. Megaupload nacio, en un principio, para permitir subir archivos en lugar de enviarlos por email llevartelos a casa en un disco USB, y en eso, hasta donde yo se, no hay nada malo.

Entonces, ¿a favor o en contra del cierre de Megaupload?

El problema es que se enfrentan dos posiciones totalmente opuestas y bastante radicales en sus argumentos.

Por un lado, los defensores a ultranza de los derechos de autor alegan siempre aquello de que los artistas tienen que comer, y no se quieren dar cuenta de que el mundo a cambiado con la era digital.

Hace unos años había tiendas de revelado fotográfico en cada esquina de cada ciudad. Cuando aparecieron las cámaras digitales, la mayoría cerraron, los precios del revelado bajaron y las pocas que aguantaron, tuvieron que renovarse y cambiar su modelo de negocio.

A lo mejor con la era digital, las discográficas y demás intermediarios de la cultura, tienen que reducir sus beneficios, renovarse y adaptarse al nuevo tiempo, igual que ha ocurrido en otros sectores. A lo mejor es que ahora que las cosas funcionan de otra manera, ya no hay sitio para 100 discográficas diferentes, y sólo pueden quedar 50.

Por otro lado, los defensores del ‘todo gratis‘ deberían intentar ponerse por un momento en el bando contrario y ver qué opinarían si la situación fuese la contraria.

Yo me pongo en mi propia situación: poniendo un ejemplo real, digamos que programo extensiones para la plataforma Magento de e-commerce.

Trabajo dos meses sin descanso en una de estas extensiones, con idea de venderla unas 100 veces a unos 20 euros (como veis, trabajo barato, así que no dudéis en escribirme). Ahora resulta que el primero al que se la vendo, coge el código fuente y lo cuelga de 4 sitios de intercambio de archivos, lo publica en 20 Webs de enlaces, y para más coña, le pagan por hacerlo (de esto acusan a Megaupload). Mejor que no me lo encuentre por la calle…

Otra cosa es que el precio nos parezca mejor o peor, pero lo que parece claro es que ninguna de las dos posiciones es del todo correcta, así que más vale que todos empecemos a poner un poquito de dialogo y de comprensión, o por este camino, no llegaremos a ninguna parte.

Afortunadamente, ya hay quién se ha enterado de qué va la fiesta, y empezamos a ver como se crean servicios más cercanos al ‘todo gratis’ (lease spotify o youzee) y usuarios más concienciados con los derechos de los autores (lease usuarios que usan los servicios anteriores).

Nada, a reflexionar un poco sobre todo esto, que no nos vendrá mal…




Hey! Qué opinas sobre el artículo?